Dietrich Bonhoeffer

Todd Kappelman


Dietrich Bonhoeffer: el hombre y su misión

Desde su muerte en 1945, y especialmente en los últimos diez años, los escritos de Bonhoeffer han estado despertando un interés notable entre los cristianos de todas las edades. Así que vamos a examinar los méritos de leer las obras de Dietrich Bonhoeffer. Lo haremos analizando al hombre y su lugar específico en el canon de escritores cristianos, su trasfondo y contexto histórico y, finalmente, tres de sus obras más importantes e influyentes.

La importancia de Bonhoeffer comienza con su oposición al partido nazi y la influencia del partido en la iglesia alemana durante el surgimiento de Hitler. Este interés lo llevó a áreas de cuestiones ecuménicas cristianas que posteriormente serían importantes como fundamento de los movimientos ecuménicos contemporáneos. Muchas facciones denominacionales y diversos grupos lo reclaman como su vocero, pero es su vida notable y su autoría de difíciles obras devocionales y académicas que le han ganado un lugar en la historia de la teología del siglo veinte.

Bonhoeffer nació el 4 de febrero de 1906 en Breslau, Alemania (hoy parte de Polonia), y tenía una hermana melliza llamada Sabine. En 1933, antes que Hitler llegar al poder, Bonhoeffer, un ministro de la iglesia luterana, ya estaba atacando a los nazis en transmisiones radiales. Dos años después, era líder de un seminario subterráneo con más de veinte jóvenes seminaristas. Ese seminario es visto a menudo como una especie de monasterio protestante, y es responsable de muchas de sus consideraciones acerca de la vida cristiana en lo que se refiere a la comunidad. Más tarde el seminario fue cerrado por la Policía Secreta. En 1939, gracias a arreglos hechos por Reinhold Niebuhr, huyó a Estados Unidos, pero volvió a Alemania luego de una breve estadía. Él creía que era necesario sufrir con su pueblo si quería ser un ministro efectivo luego de la guerra. Los últimos dos años de su vida las pasó en una cárcel de Berlín. En 1945 fue ejecutado por su complicidad en un complot contra la vida de Hitler.

Durante el tiempo en que Bonhoeffer estuvo en prisión escribió un libro llamado Cartas y escritos desde la prisión. El manuscrito fue sacado de contrabando de la cárcel y publicado. Estas cartas contienen la consideración de Bonhoeffer sobre la secularización del mundo y el alejamiento de la religión en el siglo veinte. Según Bonhoeffer, la dependencia de la religión organizada había minado la fe auténtica. Bonhoeffer solicitaba un nuevo cristianismo sin religión, libre del individualismo y el sobrenaturalismo metafísico. Dios, argumentaba Bonhoeffer, debe ser conocido en este mundo mientras opera e interactúa con el hombre en la vida cotidiana. El Dios abstracto de la especulación filosófica y teológica es inútil para el hombre promedio de la calle, y éste forma parte de la mayoría de los que necesitan escuchar el evangelio.

Analizaremos tres de las obras más influyentes e importantes de Bonhoeffer en las siguientes cuatro secciones. La primera obra a considerar será El costo del discipulado, escrito en 1939. Esta obra es una interpretación del Sermón del Monte. Exige una vida radical para el cristiano que quiere ser un auténtico discípulo de Cristo. Ética, escrito entre 1940 y 1943, es la exposición teológica más técnica de Bonhoeffer. Detalla los problemas de intentar construir un fundamento ético sobre bases filosóficas o teóricas. Luego analizaremos en mayor profundidad Cartas y escritos desde la prisión, uno de los logros más personales y conmovedores de Bonhoeffer.

El costo del discipulado

La obra más famosa de Bonhoeffer es El costo del discipulado, publicado inicialmente en 1939. Este libro es una exposición e interpretación rigurosa del Sermón del Monte y Mateo 9:35-10:42. La mayor preocupación del Bonhoeffer es la gracia barata. Esta es una gracia que ha sido tan diluida que ya no se asemeja a la gracia del Nuevo Testamento, la gracia costosa de los Evangelios.

Con la expresión gracia barata, Bonhoeffer significa la gracia que ha traído caos y destrucción; es el asentimiento intelectual a una doctrina sin una verdadera transformación en la vida del pecador. Es la justificación del pecador sin las obras que deben acompañar el nuevo nacimiento. Bonhoeffer dice de la gracia barata:

"Es la predicación del perdón sin requerir arrepentimiento, el bautismo sin la disciplina de la iglesia, la Comunión sin la confesión, la absolución sin la confesión personal. La gracia barata es la gracia sin discipulado, la gracia sin la cruz, la gracia sin Jesucristo, vivo y encarnado".{1}

La verdadera gracia, según Bonhoeffer, es una gracia que le costará la vida a un hombre. Es la gracia hecha costosa por la vida de Cristo, que fue sacrificada para comprar la redención del hombre. La gracia barata surgió del deseo del hombre de ser salvado, pero sin convertirse en discípulo. El sistema doctrinal de la iglesia, con sus listas de códigos de comportamiento, se convierte en un sustituto para el Cristo Vivo, y esto abarata el significado del discipulado. El verdadero creyente debe resistir la gracia barata e ingresar a la vida de discipulado activo. La fe ya no puede significar quedarse quieto y esperar; el cristiano debe levantarse y seguir a Cristo.{2}

Es aquí donde Bonhoeffer hace uno de sus reclamos más perdurables sobre la vida del verdadero cristiano. Escribe que "sólo el que cree es obediente, y sólo el que es obediente cree".{3} Los hombres se han vuelto blandos y complacientes en la gracia barata y, por lo tanto, están aislados de la gracia más costosa de la abnegación y la humillación personal. Bonhoeffer creía que la enseñanza de la gracia barata provocaba la ruina de más cristianos que cualquier mandamiento de realizar obras.{4}

El discipulado, para Bonhoeffer, significa una adhesión estricta a Cristo y a sus mandamientos. Es, también, una estricta adhesión a Cristo como el objeto de nuestra fe. Bonhoeffer discute esta firme obediencia en el capítulo tres de El costo del discipulado. En este capítulo, el llamado de Leví y de Pedro se usa para ilustrar la respuesta adecuada del creyente al llamado de Cristo y el evangelio.{5} El único requisito que entendieron estos hombres fue que, en cada caso, el llamado era confiar en la palabra de Dios y aferrarse a ella como algo que ofrece una mayor seguridad que todas las seguridades del mundo.{6}

En el capítulo 19 del Evangelio de Mateo, tenemos la historia del joven rico que pregunta acerca de la salvación, al que Cristo le dice que debe vender todas sus posesiones, tomar su cruz y seguirlo. Bonhoeffer enfatiza la perplejidad de los discípulos que preguntan: "¿Quién, pues, podrá ser salvo?".{7} La respuesta que reciben es que es sumamente difícil ser salvo, pero que con Dios todas las cosas son posibles.

Bonhoeffer y el Sermón del Monte

La exposición del Sermón del Monte es otro elemento importante de El costo del discipulado. En él, Bonhoeffer asigna un énfasis especial a las bienaventuranzas para entender al Cristo encarnado y crucificado. Es aquí que los discípulos son llamados "bienaventurados" por una lista extraordinaria de cualidades.

Los pobres en espíritu han aceptado la pérdida de todas las cosas, especialmente la pérdida del yo, para poder seguir a Cristo. Los que lloran son las personas que viven sin la paz y la prosperidad de este mundo.{8} El lloro es el rechazo consciente del regocijo en lo que el mundo se regocija, y encontrar la propia felicidad y realización sólo en la persona de Cristo.

Los mansos, dice Bonhoeffer, son quienes no hablan en defensa de sus propios derechos. Subordinan continuamente sus derechos y a ellos mismos a la voluntad de Cristo primero y, en consecuencia, al servicio de los demás. Asimismo, quienes tienen hambre y sed de justicia también renuncian a la expectativa de que el hombre puede llegar a hacer del mundo un paraíso. Su esperanza está en la justicia que sólo puede traer el reino de Cristo.

Los misericordiosos renuncian a su propia dignidad y se consagran a otros, ayudando a los necesitados, los enfermos y los marginados. Los de limpio corazón ya no están afligidos por el llamado de este mundo; se han resignado ellos mismos al llamado de Cristo y a los deseos de Él para su vida. Los pacificadores aborrecen la violencia que se usa tan frecuentemente para solucionar problemas. Este punto será de importancia especial para Bonhoeffer, que escribía en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Los pacificadores mantienen la comunión donde otros encontrarían una razón para romper una relación. Estas personas siempre ven otra opción.{9}

Quienes padecen persecución por causa de la justicia están dispuestos a sufrir por causa de Cristo. Cada causa justa se convierte en la causa de ellos, porque forma parte de la obra general de Cristo. El sufrimiento se convierte en la forma de comunión con Dios.{10} A esta lista se agrega la bendición final pronunciada sobre quienes son perseguidos por causa de la justicia. Estos recibirán una gran recompensa en el cielo y serán comparados a los profetas que sufrieron también.

El énfasis de Bonhoeffer en el sufrimiento está relacionado directamente con el sufrimiento de Cristo. La iglesia está llamada a llevar toda la carga de Cristo, especialmente en lo tocante al sufrimiento; si no, se desplomará bajo el peso de la carga.{11} Cristo ha sufrido, dice Bonhoeffer, pero su sufrimiento es eficaz para la remisión de pecados. Nosotros podemos sufrir también, pero nuestro sufrimiento no es para propósitos redentores. Sufrimos, dice Bonhoeffer, no sólo porque es lo que le corresponde a la iglesia, sino para que el mundo pueda vernos sufrir y entender que hay una forma en que los hombres pueden llevar las cargas de la vida, y que ese camino es sólo a través de Cristo. El discipulado, para Bonhoeffer, no estaba limitado a lo que podemos comprender; debe trascender toda comprensión. El creyente debe sumergirse en las aguas profundas, más allá de la comprensión y la enseñanza cotidiana de la iglesia, y esto debe hacerse individualmente y colectivamente.

La Ética de Bonhoeffer

Ética, la obra de Dietrich Bonhoeffer, fue escrita entre 1940 y 1943. Escrita en forma de conferencias, ésta es su obra más madura, y es considerada como su principal contribución a la teología.{12} La ética cristiana, dice, debe ser considerada con referencia al hombre regenerado, cuyo principal deseo debería ser agradar a Dios, y no con relación a un sistema filosófico hermético. El hombre no es, ni puede ser, el árbitro final del bien y del mal. Esto está reservado sólo a Dios. Cuando el hombre trata de decidir lo que está bien y lo que está mal, sus esfuerzos están condenados al fracaso. Bonhoeffer escribió que "en vez de conocer sólo al Dios que es bueno para con él y en vez de conocer a todas las cosas en Él, el hombre sólo se conoce a sí mismo como el origen del bien y del mal".{13} Con esta declaración, Bonhoeffer ingresó en uno de los problemas filosóficos y teológicos más difíciles de la historia de la iglesia: el problema del mal. Bonhoeffer creía que el problema del mal sólo podía ser entendido a la luz de la Caída de la humanidad. La Caída causó la desunión entre el hombre y Dios, con el resultado de que el hombre es incapaz de discernir el bien y el mal.{14} Los hombres modernos tienen una vaga inquietud acerca de su capacidad de conocer el bien y el mal. Bonhoeffer aseveró que esto es, en parte, debido al deseo de certeza filosófica. Sin embargo, Bonhoeffer instó al cristiano a ocuparse de vivir la voluntad de Dios antes que buscar un conjunto de reglas que uno pueda seguir.{15} Y, si bien Bonhoeffer no abogaba por una revelación directa e individual en cada dilema ético, sí creía que el hombre puede tener conocimiento de la voluntad de Dios. Dijo que "si un hombre se lo pide a Dios humildemente, Dios le dará conocimiento cierto de su voluntad; y entonces, después de toda está búsqueda ferviente, habrá libertad para tomar verdaderas decisiones, y esto con la confianza de que no es el hombre sino Dios mismo que, a través de esta búsqueda, pone en efecto su voluntad".{16}

Tal vez nuestra primera respuesta a Bonhoeffer es que parece ser una especie de místico. Sin embargo, es imperativo entender el tiempo en que estaba escribiendo, así como algunos de los problemas específicos que estaba tratando. La Segunda Guerra Mundial estaba en curso, y las grandes preguntas éticas del siglo estaban confrontando a la iglesia. Los hombres buenos, y aun los cristianos comprometidos, se encontraban en lados opuestos de la guerra. Sería ridículo suponer que el bien y el mal, en niveles individuales o nacionales, fueran obvios, y que había un acuerdo universal entre los cristianos. En medio de toda esta confusión, un joven pastor-teólogo y miembro de la resistencia sólo podía aconsejar que los creyentes se volvieran a Cristo con la expectativa de que era posible obtener verdaderas respuestas. Este tipo de confianza es sumamente necesaria entre cristianos que enfrentan un mundo desprovisto de respuestas. La fortaleza de la Ética de Bonhoeffer radica, no es su resolución sistemática de los problemas que enfrenta la iglesia, sino más bien en el reconocimiento de que la vida es compleja y que todos los sistemas fuera de la humilde sumisión a la Palabra de Dios están condenados al fracaso. Por perturbador que sea la Ética de Bonhoeffer, es un llamado refrescante a la iglesia contemporánea a arrepentirse y volver a una vida caracterizada por la oración, la marca tradicional de la iglesia primitiva.

La correspondencia de Dietrich Bonhoeffer desde la cárcel

Nuestra consideración final de la obra de Dietrich Bonhoeffer, que fue ahorcado en 1945 por su parte en un intento de asesinato de Hitler, se centrará en sus Cartas y escritos desde la prisión, que comenzó en 1942. Estas cartas representan parte de la obra más madura de Bonhoeffer, así como observaciones perturbadoras relacionadas con la iglesia en los turbulentos años de la mitad del siglo veinte.

El ensayo inicial se titula Luego de diez años. Aquí Bonhoeffer se identifica con el mal de los tiempos, y especialmente con la guerra. Habla de las situaciones irrazonables que deben enfrentar personas razonables. Advierte contra quienes son engañados por el mal que está disfrazado como el bien, y clama contra los fanáticos morales equivocados y los esclavos de las tradiciones y las reglas.

Al contemplar los horrores de la guerra, Bonhoeffer nos recuerda que lo que despreciamos en otros no está completamente ausente de nosotros mismos.{17} Esta advertencia contra el desprecio por la humanidad es muy importante a la luz de autores como Ernest Hemingway, Jean Paul Sartre y Albert Camus, cuyo desprecio por la guerra se convirtió en desilusión con la humanidad. Este es un contraste llamativo entre varios testigos de la guerra que llegaron a conclusiones muy diferentes. Las conclusiones de Bonhoeffer fueron el resultado directo de una relación personal con Cristo. Las conclusiones de Hemingway, Sartre y Camus, las observaciones pesimistas de quienes no tienen una esperanza final.

Bonhoeffer enfrentó la muerte a diario durante muchos años, y arribó a conclusiones osadas con relación a qué postura podrían adoptar los creyentes ante este suceso último. Él argumentaba que uno podía experimentar el milagro de la vida enfrentando la muerte a diario; la vida podía llegar a considerarse como el don de Dios que es. Somos nosotros mismos, y no nuestras circunstancias externas, quienes hacemos que la muerte sea potencialmente positiva. La muerte puede ser algo aceptado voluntariamente.{18}

La pregunta final planteada en este ensayo inicial es si es posible que hombres comunes y sencillos vuelvan a prosperar luego de la guerra.{19} Bonhoeffer no ofrece una solución clara, que puede ser vista como una perspectiva de los verdaderos horrores de la guerra así como una pregunta abierta ideada para provocar la participación individual en el problema.

Mucho antes que películas como La lista de Schindler, Salvar al soldado Ryan y La delgada línea roja, Bonhoeffer informó sobre las atrocidades de la guerra. Algunas de las cartas tratan la brutalidad y los horrores de la vida en los campos de concentración, y uno puede sin duda asegurar la expectativa de ejecución en muchas de sus cartas. Lo que hace que las cartas sean mucho más importantes que las películas populares es que son indudablemente las confesiones de alguien que está mirando la guerra como cristiano. Bonhoeffer pudo simpatizar con los problemas que enfrentaron los cristianos que vivían en tiempos tan turbulentos.

La importancia de Bonhoeffer es difícil de evaluar completamente y precisamente, pero hay dos observaciones que pueden ayudarnos al llegar al final del análisis de su obra.{20} Siempre tenemos que tener en cuenta el momento de sus escritos. Esto explica mucho que podríamos no entender inicialmente. Finalmente, a todo cristiano le haría bien leer las obras de una persona que dio su vida en conexión directa con sus convicciones cristianas. Ha habido muchos mártires en este siglo, pero pocos que hayan registrado tan vívidamente las circunstancias que llevaron a su martirio con sagacidad teológica junto con una visión para la posteridad futura.

Notas

  1. Dietrich Bonhoeffer, The Cost of Discipleship, trans. R.H. Fuller, rev. ed. (New York: Macmillan, 1960), 30.
  2. Ibid., 53.
  3. Ibid., 54.
  4. Ibid., 59.
  5. Ibid., 87.
  6. Ibid., 87.
  7. Ibid., 94.
  8. Ibid., 98.
  9. Ibid., 102.
  10. Ibid., 102.
  11. Ibid., 102.
  12. William Kuhns, In Pursuit of Dietrich Bonhoeffer (Garden City, N.J.: Doubleday, Image Books, 1969), 130.
  13. Dietrich Bonhoeffer, Ethics, trans. Neville Horton Smith (New York: Macmillan, 1965), 19.
  14. Ibid., 20.
  15. Ibid., 38.
  16. Ibid., 40.
  17. Dietrich Bonhoeffer, Letters and Papers from Prison, ed. Eberhard Bethage, trans. Rehinald Fuller and others, rev. ed. (New York: Macmillan, 1967).
  18. Ibid., 17.
  19. Ibid., 17. Alejandro Field
    Acerca del autor

    Todd A. Kappelman es un asociado de campo de Probe Ministries. Se graduó en Religión y Griego en Dallas Baptist University, y en Filosofía/Humanidades en University of Dallas. Actualmente está completando su doctorado en Filosofía en University of Dallas. Ha servido como director asistente de Trinity Institute, un centro de estudios dedicado al pensamiento y la indagación cristianos. Ha sido el editor gerente de The Antithesis, una publicación bimestral dedicada a la crítica de películas extranjeras e independientes. Su área de conocimiento fundamental es la filosofía continental (especialmente del siglo XIX y XX) y el pensamiento postmoderno.

    ¿Qué es Probe?

    Probe Ministries es un ministerio sin fines de lucro cuya misión consiste en ayudar a la iglesia a renovar las mentes de los creyentes con una cosmovisión cristiana y equipar a la iglesia a reclutar al mundo para Cristo. Probe cumple su misión a través de nuestras conferencias Mind Games [Juegos para la Mente] para jóvenes y adultos, nuestro programa radial diario de 3 1/2 minutos, y nuestro extenso sitio Web en www.probe.org.

    Puede obtenerse información adicional sobre los materiales y el ministerio de Probe contactándonos (en inglés, por favor) como dice abajo. Lamentamos que nadie en la oficina de Probe Ministries (Ministerios Probe) en Texas, EE. UU., habla español. El sitio web MinisteriosProbe.org consiste de artículos tradicidos de Probe.org.

    Probe Ministries (Ministerios Probe)
    Suite 2000, 2001 W. Plano Parkway
    Plano TX 75075-8632
    Estados Unidos de Norteamérica
    Teléfono: +1 (972) 480-0240
    www.ministeriosprobe.org

    Información de copyright


Más artículos en español

¿Le pareció útil este artículo?
¿Le gustaría que otros artículos similares fueran traducidos?


Para volver a la página o el menú de donde vino,
por favor use el botón "Atrás" (Back) de su navegador

Volver a la página de inicio de Ministerios Probe