Los bullangueros consideran a Dios

Rusty Wright


¿Qué me dice de este escenario para dar una conferencia?

El piso de la terraza está glaseado con residuos de cerveza rancia, un recuerdo de la alocada fiesta del fin de semana. Mientras los estudiantes van entrando al comedor, es obvio que ni siquiera una cucaracha con dignidad quisiera vivir en la cocina adyacente. En las paredes cuelgan medio torcidos algunos retratos de miembros. Hay un murmullo agitado mientras sesenta jóvenes conversan y bromean amigablemente. Entonces el líder pide atención. Bienvenido a la reunión fraternal de la asociación estudiantil.

Primero en el orden del día el presidente lanza una irreverente invectiva condenando a dos asociaciones estudiantiles de la Universidad de Miami y a un administrador de esa entidad. En seguida, un funcionario llama la atención a algunos de los miembros por su falta de participación. Un fuerte golpe del martillo despierta a un "hermano" de la fraternidad, que responde con un gesto obsceno. El presidente declara que está estresado y que no ve la hora de tomar las vacaciones de primavera para que pueda embriagarse y dormir con algunas muchachas que no conoce. Unos minutos después presenta al orador que ha venido a hablar de la hermandad.

Al levantarse para dar su charla, quizá piense: ¿Me desvelo por conseguir apoyo, y para esto?

Algunos amigos, obreros cristianos que trabajan en el campus de la Universidad de Miami, obtuvieron la invitación para que yo diera una conferencia en esta fraternidad. Ken y Roberto estaban muy entusiasmados con la idea de evangelizar a la comunidad griega de este recinto universitario. Por supuesto, los miembros de fraternidades y hermandades no tienen preferencia a los ojos de Dios. Pero los griegos son líderes en muchos recintos universitarios, y tienen la posibilidad de ejercer gran influencia por Cristo. Muchas veces viven juntos, lo cual facilita pequeños grupos y el discipulado. Ken era miembro de esta fraternidad en otro campus, como yo, y sus relaciones en el capítulo de Miami nos abrieron puertas. Pedimos en oración que Dios obrara a través de esta reunión.

Mi chiste de introducción fue un desastre; pero las historias e ilustraciones acerca del arte de la comunicación, la resolución de conflictos, y el amor fraternal parecían llegar a los oyentes, que se reían y parecían estar a gusto. El consejero del capítulo me había dicho que los conflictos internos estaban afectando a sus jóvenes. Al dar mi charla, me sentí convencido de que el Espíritu Santo había ordenado esta presentación sobre este tema para este público en este momento. Para darle un vistazo de lo que sucedió esa noche, he aquí extractos de lo que oyeron los jóvenes.

Viaje De "Tiro Por La Culata" Y Cociente De Amor Fraternal

Referí este incidente: durante mi primer año de estudios universitarios, otros dos estudiantes que estaban por afiliarse y yo llevamos de viaje a un hermano mayor de la fraternidad (un estudiante que fungía de mentor). Tomamos prestado su auto (él era muy generoso), lo sacamos a comer en un restaurante, y luego manejamos a un lugar remoto donde pensábamos dejarlo plantado. Todo salió conforme a los planes hasta que llegamos a ese lugar remoto. De alguna manera nos dominó, agarró las llaves del auto, y se fue, dejándonos plantados a nosotros . Por supuesto, nos ardía la cara de vergüenza. Pero al fin, su perdón nos calmó.

De la misma manera, estos jóvenes a quienes me dirigía podían perdonar un daño hecho, pero a la vez preocuparse lo suficiente como para enfrentar cuando fuere necesario. No es muy fácil mantener un equilibrio entre la verdad y la gracia.

Algunas preguntas los ayudaron a analizar sus actitudes y el coeficiente del amor fraternal:

  1. ¿Cuán a menudo me valgo de sarcasmo mordaz?
  2. ¿Cómo me comporto con los miembros que no participan muy activamente?
  3. ¿Participo yo como debiera en las actividades del capítulo? ¿Cómo es mi actitud?
  4. ¿Cómo reacciono ante un hermano que vota contra mi candidato favorito (futuro miembro)?
  5. ¿Cómo me relaciono con un candidato a quien no extendimos la oferta de afiliarse a la fraternidad? Más tarde, cuando los veo en el campus, ¿los saludo amigablemente? ¿O fue todo sólo durante el tiempo de afiliación?
  6. Estoy locamente enamorado de la bella rubia en la clase de química. Otro miembro de mi capítulo también quiere conquistarla... y ellos tienen una cita esta noche. ¿Qué siento hacia ese hermano?

El número seis puede ser la máxima prueba del amor fraternal.

¿De dónde sacamos esa fuerza interior para amar y aceptar a otros incondicionalmente? Dije a los jóvenes que conforme luchaba con esta pregunta algunos amigos me sugirieron que considerara la dimensión espiritual. Al entregar mi vida al Señor, como joven estudiante, aprendí que Dios puede darnos fuerza interior para mejorar la vida y las relaciones.

Los jóvenes parecían estar bastante atentos y me aplaudieron. ¿Había el Espíritu Santo penetrado su corazón? Los comentarios escritos de algunos de ellos me dieron ciertas pistas:

Ken continuó su ministerio en esa casa. Dos años más tarde, el capítulo se reunió a las once de la noche para oír acerca de la perspectiva cristiana del sexo. Cuando mi anfitrión y yo nos despedimos después de medianoche, varios de los jóvenes nos siguieron; tenían preguntas muy conmovedoras. La casa de los bullangueros no era un santuario, pero Dios hizo su obra.

Lecciones Para La ComunicaciÓn En Universidades Seculares

Considere algunas lecciones de este relato, que tienen que ver con el contacto uno a uno, pequeños grupos, y el hablar en público.

Ore

Ken, Roberto, otros amigos, y yo oramos antes de evangelizar. El caluroso recibimiento fue la respuesta de Dios. La sabiduría y los métodos son útiles; pero al fin y al cabo es Dios quien obra en los corazones.

ReÚnase donde ellos se sienten cÓmodos

Puede suscitar temor presentar a Cristo a inconversos empedernidos en su propia casa, pero ellos se sienten mucho más a gusto entre sus amigos que en una iglesia o en un lugar neutral del recinto universitario. Válgase de diversos métodos para evangelizar; pero vaya adonde está la gente. El Señor Jesús y Pablo fueron a los hogares, al mercado, a las sinagogas, y a las escuelas.

Transcienda las diferencias

En una casa griega o en un dormitorio, puede haber escenarios poco gratos: "celebridades de póster", pornografía, embriaguez, y profanidades. En una reunión de evangelización en un recinto universitario donde nos reunimos en la casa de mi fraternidad, uno de los miembros recibió a los invitados colgado en una cruz. Otros miembros interrumpieron al orador con comentarios molestos. El orador reaccionó con dignidad, y entabló un diálogo amigable acerca de Cristo. Estamos tratando de rescatar a los perdidos, personas que no siempre se sienten perdidas. Para que pueda comunicar verdades espirituales, decida por cuáles aspectos vale la pena luchar y aprenda a pasar por alto las flaquezas naturales de personas naturales

Establezca relaciones personales

La amistad de Ken con los líderes de la fraternidad nos abrió las puertas para las reuniones y para seguir haciendo la obra de Dios allí. Que ambos fuéramos miembros de su fraternidad fue una ventaja. Aproveche las oportunidades que se presenten; y una afectuosa relación personal puede abrir muchas puertas para el evangelio.

Válgase de humor e historias

Esos jóvenes podían relacionarse con la historia de mi viaje de "tiro por la culata"; se rieron de mí y yo me reí con ellos. El humor tiene sus riesgos. He estudiado el tema, he escrito acerca del humor, he enseñado del mismo, y muchas veces lo he usado. También he pasado por momentos cuando algunas divertidas historias han sido un rotundo fracaso. Aprenda de estas situaciones, desarrolle técnicas de recuperación, pero tenga presente que las circunstancias y el público pueden causar muy diversas reacciones. No se desanime cuando sus mejores ilustraciones resulten en desastre. Pida a otros que critiquen su presentación; pero siga contando historias para conectarse con los jóvenes universitarios de hoy.

Relaciónese con la situaciÓn de ellos

Aprenda el lenguaje intelectual y emocional de sus oyentes. Esto se aplica a cualquier grupo de personas a quienes quiera evangelizar, sea que vivan en una remota selva o una selva académica a la vuelta de la esquina. En este caso, las historias acerca de la vida en fraternidad y situaciones sociales que podían reconocer --usando términos familiares a ellos-- sirvió para captar y mantener la atención.

RelaciÓnese con sus intereses espirituales.

El cociente del amor fraternal sugiere a los oyentes considerar su necesidad de fortaleza interior para amar incondicionalmente. Desde ese punto, hablar de asuntos espirituales, el poder divino en mi vida, y mi propio camino hacia la verdad fue un resultado natural. No añada simplemente el evangelio a su material secular. Muestre la clara relación.

ConfÍe que el EspÍritu Santo le dÉ fruto y puertas abiertas

Después que Pablo presentó a Cristo a los filósofos griegos en Atenas, " unos se burlaban, y otros decían: Ya te oiremos acerca de esto otra vez... Mas algunos creyeron, juntándose con él " (Hechos 17:32,34, RV-1960).1 De la misma manera, en nuestro intento de evangelizar a los estudiantes y profesores, algunos se burlarán, otros querrán saber más, y algunos creerán. Si confiamos en la ayuda del Espíritu Santo para que abra corazones y puertas de oportunidad, Dios obrará. " Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina" (Proverbios 21:1, RV-1960).2

Notas

1. El Texto Bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso.

2. Íbid.

© 2004 Probe Ministries. Todos los derechos reservados.