¿Quién se Quedó con el Cuerpo?

por Rusty Wright y Linda Randy Wright


¿A quién le importa? ¿Qué diferencia hay si Jesús resucitó de los muertos?

Esto hace toda la diferencia del mundo. Si Cristo no hubiera resucitado, entonces miles de cristianos han vivido y muerto por una mentira.

Sí, de todos modos, El resucitó, entonces El vive todavía y puede actuar ahora para poner orden en nuestro caótico mundo.

Los hechos hablan más fuerte que las opiniones. Echemos una mirada a algunas evidencias históricas de la resurrección y veamos adonde los hechos nos guían.

Una consideración preliminar: incontables eruditos - entre ellos, el apóstol Pablo, San Agustín, Sir Isaac Newton y C.S. Lewis - Creyeron en la resurrección. Necesitamos no tener miedo de cometer suicidio intelectual al aceptar esto también.

Pablo escribió: "Que Cristo murió por nuestros pecados... y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día... y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven, y otros ya duermen". (1) Consideren también estas cuatro evidencias.

1. El crecimiento explosivo de la iglesia cristiana.

Unas semanas después de la resurrección se lavantó un movimiento el que, por la admisión final de sus enemigos: "...trastornan al mundo entero". (2) Algo había ocurrido que encendío este movimiento en muy corto tiempo luego que su líder fue ejecutado. ¿Qué pasó?

2. Las vidas cambiadas de los discípulos.

Luego del arresto y crucixíon de Jesús, la mayoría de los discípulos estaban asustados, Pedro, por ejemplo, negó a Jesús tres veces (¡Dos veces fue con sirvientes!). Aún así 10 de los 11 discípulos fueron martirizados por su fe. Pedro fue crucificado cabeza abajo; Juan fue hervido en aceite pero sobrevivío. Algo había ocurrido que revolucionó la vida de estos hombres. Cada uno creyó haber visto al Cristo resucitado.

3. La tumba vacía.

El cuerpo muerto de Jesús fue quitado de la cruz, envuelto en tela como una momia, cubierta con 45 kilos de especias aromáticas y puesto en una tumba. (3) La tumba haabía sido cavada en la roca (4) y aparentemente contenía una sola caverna. (5) Una piedra enorme (6) había sido echa rodar sobre la entrada a la tumba, en una depresión. (7) Algunos han estimado en manera conservadora que el peso de la piedra era entre 1.5 y 2 toneladas.

Una unidad romana de soldados fue colocada fuera para guardar la tumba (8). La disciplina militar roman era tan estricta que el castigo corporal severo o aún la pena capital le esperaba al soldado que dejaba su puesto o fallaba en su obligación. (9) El domingo por la mañana, la piedra había sido echa rodar afuera, el cuerpo no estaba pero la tela que lo cubrió si estaba allí todavía. (10) ¿Qué pasó?

Alguien dijo que alguno de los amigos de Cristo robó el cuerpo. Esto significa que o una de las mujeres habló dulcemente a los guardias mientras las otras dos movían la piedra y se llevaban el cuerpo, o que alguno como Pedro (recuerden que valiente era) y Tomás (recuerden qué fácil de convencer era) vencieron a los guardias, robaron el cuerpo, y fabricaron un mito.

Estas teorías difícilmente se ven plausibles. La guardia era demasiado poderosa, la piedra era demasiado poderosa, la piedra ere demasiado pesade y los discípulos no habían experimentado todavía el poder del Espiritu Santo, eran demasiados pusilánimes para intentar semejante proeza.

Otros dicen que los enemigos de Cristo robaron el cuerpo. Aún así los romanos o los judíos lo hubieroan hecho, ellos los habrían expuesto públicamente, y el cristianismo hubiera muerto. No lo hicieron y no murió.

Luego está la "teoría del desmayo", en realidad Cristo no murió sino que estaba solamente inconciente. Los romanos expertos en ejecuciones simplemente pensaron que estaba muerto. Luego de unos días en la tumba, sin comida o medicina, el aire frío lo revivío. Luego, de acuerdo con esta teoría rompió su envoltura de 45 kilos, hizo rodar la piedra hacia afuera con las uñas de sus manos, asustó a los soldados romanos al amanecer, caminó millas con sus pies que habían sido clavados, y convenció a Sus discípulos que había resucitado de la muerte. Esta es aún más difícil que creer que la resurrección misma.

En otras palabras. Si Jesús murió. ¿Quién se quedó con el cuerpo? Todo lo que tenemos es una tumba vaciá.

4. Las apariciones del Cristo resucitado

Durante 40 días, luego de su muerte, Cristo fue visto vivo en la tierra. Algunos dicen que fueron alucinaciones, pero ¿los relatos muestran esto?

Solamente el tipo de gente imaginativa y altamente engañable usualmente tiene esas experiencias psíquicas. Pero una mujer, un obstinado recaudador de impuestos, varios pescadores y más de quinientas personas al mismo tiempo declararon haberlo visto. Las alucinaciones son muy individualistas - esto contrasta con el hecho de que más de quinientas personas vieron la misma cosa al mismo tiempo y en el mismo lugar.

Otros dos factores hacen descartar la idea de la alucinación. Esas imaginaciones son usualmente de eventos esperados, pero los discípulos habían perdido esperanza luego de la crucifixión. También, los fenómenos psíquicos ocurren en ciclos, pero las apariciones parecían no tener un patrón. (11)

Intenteando explicar las apariciones nos lleva a un gran muro de hechos. Esos hechos apuntan a una conclusión: CRISTO RESUCITO.

Lo de arriba no constituye una prueba exhaustiva, sino un razonado examen de las evidencias. Cada uno de nosotros debemos considerar y evaluar la evidencia misma para determinar la verdad de la resurrección. (Por supuesto, la verdad o la falsedad de la resurrección es un asunto de hechos históricos y no depende de ninguna creencia individual).

Si los hechos sostienen la afirmación, entonces podemos concluir que El resucitó. En todo caso, un mero asentimiento intelectual de los hechos no hace nada en la vida de otra persona.

Una mayor evidencia viene experimentalmente, al recibir personalmente a Cristo como Salvador y Señor. Jesús dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él". (12)

¿Lo dejarías hacerlo?

(1) I Corintios 15:3-6; (2) Hechos 17:6; (3) Juan 19:38-40; (4) Eusebio de Cesarea. TeofanIa, citado por Henry Latham. El maestro resucitado (Cambridge: Deighton, Bell and Co. 1904) pág. 87, 88 citado por McDowell, Josh. Evidencia que exige un veredicto (San Bernardino, California, Cruzada Estudiantil para Cristo, Inc. 1972), pág. 209; (5) Ibid; (6) Marcos 16:4; (7) Henry W. Holloman "Una exposición de las apariciones posteriores a la resurrección de nuestro Señor" (Trabajo no publicado Th M. Thesis: Seminario Teológico de Dallas. Mayo, 1967). pág. 38 citado en Josh McDowell, id. libro, pág. 216; (8) Mateo 27:65,66; (9) McDowell, id. libro pág. 218-224; (10) Mateo 28:1-6, Marcos 16:1-6, Lucas 24: 1-3, Juan 20: 1-11; (11) Anderson J.N.D. La evidencia de la resurrección. (Chicago: Intervarsity Press, 1968), pág. 20-23. (12) Apocalipsis 3:20.


Una Historia Breve

"Había un Hombre rico, que se vestía con ropa fina y elegante y que todos los días hacía fiestas con mucho lujo. Había también un pobre llamado Lázaro, que estaba lleno de llagas y se sentaba en el suelo a la puerta del rico. Este pobre quería llenarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros se acercaban a lamarle las llagas. Un día el pobre murió, y los ángeles lo llevaron a estar con Abraham en el paraíso. El rico también murió, y fue enterrado".

"Y mientras el rico sufría en el lugar adonde van los muertos, levantó los ojos y vió de lejos a ábraham, y Lázaro con él. Entonces gritó: ¡Padre Abraham, ten lástima de mí! Manda a Lázaro que moje la punta de su dedo en agua y venga a refrescar mi lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego! Pero Abraham le contestó: 'Hijo, acuérdate que a tí te fue muy bien en la vida, y que a Lázaro le fue muy mal. Ahora él recibe consuelo aquí, y tú sufres. Aparte de esto, hay un gran abismo entre nosotros y ustedes; de modo que los quieren pasar de aquí allá, no pueden, ni los de allá tampoco pueden pasar aquí'.

"El rico dijo: 'Te suplico entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a la casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos, para que les hable y así no vengan ellos también a este lugar de tormento'. Abraham dijo: 'Ellos ya tienen lo escrito por Moíses y los profetas: ¡que les hagan caso!' El rico contestó: 'Si padre Abraham, pero si un muerto resucita y se les aparece, ellos se convertirán'. Pero Abraham le dijo: 'Si no quieren hacer caso a Moíses y a los profetas, tampoco creerán aunque algún muerto resucite".

---Lucas 16:19-31. Versión Dios llega al hombre.

Copyright © 1976 Rusty Wright & Linda Raney Wright. Todos los derechos reservados.

Traducción: Alejandro Field


Acerca del Autor

Linda Raney Wright es una galardonada autora, escritora y oradora. Se graduó de University of California at Berkeley en Retórica, ha escrito en revistas importantes y ha aparecido en programas de entrevistas en televisión al dar conferencias en universidades y ciudades en todo el mundo.